inforio
Microgaming No Deposits

Columna de Opinión
AUNQUE SÓLO SEAN DESEOS
Realizar a esta altura un balance, además de saturar un poco con una síntesis que hemos venido repitiendo sobre diferentes aspectos de la vida del país y del departamento, también podría pintar un panorama excesivamente oscuro. Todos, en mayor o menor medida, somos conscientes de lo que nos ha sucedido. Y si bien esperamos haber aprendido algunas lecciones, no por ello tenemos que repetirlas todo el tiempo.  Aunque más no sea en nuestros deseos nos sentiríamos muy bien si Uruguay recuperara de manera sostenida su crecimiento económico, pero sobre todo que este tuviera impacto directo en la forma en que se reparte el mismo. Durante los 15 años que gobernó nuestra fuerza política el país creció, algunas veces más, otras veces me...
Leer más...

Spiderman - Sin camino a casa

Jueves 30 : 19:30 hs.

Domingo 2 : 20:00 hs.

El aro (terror)

Jueves 3122:00 hs.

Domingo 222:30 hs.

Sing 2 - Ven y canta de nuevo!!

Domingo 2: 18:00 hs.

.

.

El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
08 de mayo del 2021 a las 21:26 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on Google+ Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email esto a alguien

Columna de Silvia Hopenhayn en Perfil de Buenos Aires

El Aleph de Borges y su infancia en Fray Bentos
Columna de Silvia Hopenhayn en Perfil de Buenos Aires

Por fin han regresado esas corridas que alegran las mañanas, zapatillas muchas veces desatadas que irrumpen en el patio de la escuela bamboleando mochilas humeantes de descubrimientos. Son ellos, los niños, portadores de mensajes aún desconocidos, que vuelven a los colegios. Pero sobre todo al patio. Donde yo resido: la baldosa anhelada de los recreos. De cemento o granito. La baldeada, donde se han disputado las mejores canicas, rectángulos perfectos para infinitas rayuelas, saltos al elástico, improvisados fulbitos o primeros romances bajo algún gomero. 

Nací para que me pisen. O para sostener. Baldosa de patio de colegio, me gasto más que cualquiera pero disfruto del pulido del tiempo. Soy baldosa nostálgica, la que después empapela los sueños de los niños que me recorren despiertos. 

Se habían ido, y esperaba que volviesen en cualquier momento… ¡Es tan triste el colegio sin sus gritos de guerra, risas y cuchicheos! La vida misma se entristece privada de su mejor momento: la infancia donde todavía se puede pedir un deseo y las palabras se agitan como animalitos sueltos. 

Ahora han vuelto, otra vez.Los niños van y vienen como si fueran rehenes de estos tiempos. Se los llevan obligados y los traen con miedo. Pensar que existo desde hace tantos siglos, pero nunca  los había visto despojados de sus riñas y juegos. Ni siquiera en Babilonia, baldosa de barro cocido cuando me inventaron como suelo o en El Aleph de Borges, donde aparezco en un traspatio de la calle Soler y en un zaguán de Fray Bentos. Claro que siendo de escuela, no es lo mismo. Son cientos, miles de recuerdos que atesoro en el cemento. Los extraño cuando se quedan en sus casas, pero me preocupo si vuelven a destiempo... Soy baldosa comprometida con los pasos de los pequeños. No quisiera que se enfermen ni contagien. Prefiero que me añoren como yo a ellos. Aquí me quedaré siempre, esperando si se van y renovada cuando vuelven. Es cuestión de tiempo… Aunque me pregunto, ¿cuánto puede esperar un niño?.



Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

InfoRío - Río Negro - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2022