inforio

.
Síguenos Síguenos
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
08 de diciembre del 2016 a las 17:12 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on Google+ Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email esto a alguien

Lo hizo al conmemorarse el Día Internacional de los Voluntarios

Mendiondo reflexionó en cámara sobre voluntariado
Lo hizo al conmemorarse el Día Internacional de los Voluntarios

El legislador reconoció el trabajo y pidió aplicar en todos sus términos la Ley 17885.

La exposición:

Ese día constituye un reconocimiento a la fuerza y al potencial del voluntariado, y en esta oportunidad no solo quiero conmemorar esa fecha, sino también  eso pretendo  generar conciencia respecto de la contribución inmedible que el voluntariado realiza a la humanidad.

El mundo moderno, tan domesticado en las estadísticas y los porcentajes, no ha analizado ni valorizado lo suficiente la incidencia de aquellos que entregan su vocación, su tiempo y su esfuerzo, físico e intelectual, al prójimo.

El voluntariado es parte de nuestra cotidianeidad; lo tomamos con naturalidad, como si aquello que está ahí fuera una cuestión inerte, que no tiene vida propia, y contamos con ello aún sin poder visibilizarlo. Por tanto, no concebimos los aportes y la dimensión que tiene para la sociedad.

Pensando en lo que sucede en todo nuestro territorio, en la sociedad y en nuestros pueblos, nos preguntamos qué pasaría sin las comisiones de apoyo, sin las comisiones de fomento, sin las instituciones deportivas, sin esa gente que entrega a nuestros hijos y nietos todo su tiempo en los clubes de baby fútbol, qué pasaría sin las organizaciones no gubernamentales y las asociaciones civiles. Estamos rodeados de voluntarios, pero lo consideramos como algo natural, sin valorar lo que sirve al conjunto y al colectivo.

En realidad, no pensamos que los voluntarios forman parte de algo, y es impensable que la gente haga cosas sin cobrar, sin buscar una retribución a cambio; no obstante ello, hay cifras que indican que las prácticas de voluntariado están sumamente extendidas en Uruguay y han crecido notoriamente.

En rigor, las encuestan indican que el 19,9% de la población uruguaya  casi el 20%  realiza actividades de voluntariado, y cuando se la interroga lo manifiesta. Asimismo, más del 43% de la población lo hace o lo ha hecho en algún momento de su vida. Estas cifras indican un crecimiento del voluntariado, en comparación con los datos registrados en 1998.

Hace un tiempo las personas voluntarias mayores de catorce años de edad representaban el 7% de la población, y hoy son más del 20%. Hablamos de más de medio millón de personas, en una población de poco más de tres millones.

Por ejemplo, la organización Techo Uruguay, conocida por su iniciativa "Un Techo para mi país", tiene un personal rentado permanente de dieciséis personas, pero se estima que son veintitrés mil los voluntarios que participan en sus diversas actividades, mientras que trescientos son los registrados en el equipo de voluntarios permanentes.

Ayer, en la rendición de cuentas que hacemos todas las semanas al departamento de Río Negro por nuestro trabajo parlamentario, nos encontramos con nuestra compañera y suplente de esta banca, la señora Mary Zabalkin de Roslik, quien desde que asesinaron a su esposo, hace treinta y tres años, mantiene viva su memoria presidiendo la fundación Vladimir Roslik de San Javier. Y apelando a la autoridad de su prolongado trabajo, la traemos a este pleno para mencionar su frase: "Cuando vamos a golpear las puertas del gobierno de turno, la mayoría de las veces nos encontramos con un muro, y si somos del interior peor; hay mucho trabajo por hacer". Esta frase lo resume todo; habla de las dificultades que se atraviesa en el trabajo voluntario; hace referencia a la incomprensión y a la naturalidad con la que vemos el voluntariado, lo que no nos deja percibir su dimensión y sus aportes porque, sin lugar a dudas, todas las energías que vuelcan estas personas están destinadas al logro de un futuro mejor. Además, plantea la incomprensión y la esperanza de mejorarlo en el futuro, lo que se puede lograr a partir del reconocimiento al voluntariado.

Para terminar, señor presidente, quiero decir que debemos aunar e intensificar los esfuerzos para cumplir en su totalidad con lo que establece el ar¬tículo 1º de la Ley Nº 17.885. Además, a nivel de la Dirección Nacional de Políticas Sociales del Mides se está trabajando en una mesa de voluntariado, que tiene más de mil ochocientos inscriptos; de esa manera se pretende dar amparo y respaldo.

Los voluntarios no protestan, o al menos no lo hacen organizadamente; realizan catarsis, levantan la cabeza y siguen adelante, pero como Estado debemos reconocer el valor central del voluntariado en la sostenibilidad y desarrollo de la sociedad. En realidad, estamos obligados a facilitarle la tarea y no ser, como en muchas ocasiones, un escollo. Tenemos que facilitar la tarea del voluntariado como mejor homenaje a su trabajo.

 


Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

InfoRío - Río Negro - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2017