inforio
Microgaming No Deposits

Eres el visitante:
Columna de Opinión
El voto útil, ¿será tan útil?
La dirección de varios medios de comunicación nos recuerda que la semana pasada no hicimos editorial. Nuestro propósito es tener un diálogo periódico con los vecinos, fundamentalmente de Río, sin olvidar que en tanto Representante Nacional lo que opinemos y obremos trasciende el Departamento. Ya se nos ha sugerido reiteradamente que en la era de los 140 caracteres (con algunas excepciones a 280 según idioma), del Facebook, Twitter, Instagram, etc., nuestros escritos no los lee nadie. Porfiadamente y a riesgo de pretender arar en el desierto, persistimos. Porque queremos dejar escrito nuestro pensamiento, porque comprometemos opinión propia y porque la calidad de la democracia seguramente no mejorará con los chusmerios, ignorancias, descalificaciones, muchas ...
Leer más...

Trolls 2

Sábado : 18:00 hs.

Domingo : 16:00 hs.

La isla de la fantasía

Viernes : 21:00 hs

Domingo : 21:00 hs.

Tenet

Sábado: 21:00 hs.

El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
22 de agosto del 2017 a las 14:44 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on Google+ Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email esto a alguien

El tanque fue bautizado por sus tripulantes, que se sentían carne enlatada

Hace un siglo el Fray Bentos ingresaba a la Gran Guerra
El tanque fue bautizado por sus tripulantes, que se sentían carne enlatada

Hoy martes 22 de agosto se cumplen 100 años de la heroica hazaña del tanque "Fray Bentos" en la Primera Guerra Mundial. Seis tripulantes sobrevivieron 72 horas al ataque alemán en los históricos campos de Ypres, territorio belga cerca de la frontera con Francia.

El campo es en la actualidad una zona de labranza, pero allí dejaron la vida casi 100.000 combatientes de la Gran Guerra: 50.000 de ellos eran británicos y 40.000 alemanes. La planicie, suavemente ondulada y de color verde, no presenta rastro alguno de los múltiples enfrentamientos que tuvieron las fuerzas aliadas contra el imperio alemán para frenar su avance en una guerra que dejó como saldo la muerte de 9 millones de combatientes y 7 millones de civiles.

Fue precisamente ese el sitio en el que los alemanes emplearon por primera vez gas venenoso como armamento químico, el 22 de abril de 1915. Y donde se utilizó uno de los primeros tanques de guerra inventados para avanzar de una trinchera a la otra.

"El 22 de agosto de 1917, uno los tanques británicos había sido bautizado con un nombre que nos es muy familiar: Fray Bentos, porque la tripulación coincidía en que en el interior de la máquina se sentían como carne enlatada de la que comían todos los días", describe el investigador René Boretto, quien ha trabajado desde la década de 1980 en la recopilación de documentación relacionada al impacto internacional de la Liebigs primero y del Frigorífico Anglo después.

Boretto es el gran responsable de la información reunida durante décadas que permitió a las autoridades uruguayas postular al sitio que en 2015 fue declarado por Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Aún hoy lo invitan desde varios centros de investigación de Europa a presentar sus trabajos, que incluyen un selecto compendio fílmico y fotográfico.

"Mucho nos sorprendemos hoy día de las cosas que relacionan a Europa con Fray Bentos. Como aquí nosotros solamente criábamos las vacas para sacrificarlas, faenarlas, molerlas y envasarlas como extracto de carne o como corned beef, no nos enterábamos de la otra vida de ese producto que apenas salía del puerto fraybentino se convertía en un elemento crucial para alimentar a los civiles y a las tropas en el viejo continente", expresó Boretto, quien aún hoy sigue sacando a luz documentos que hablan de un producto que fue mundialmente reconocido, sobre todo en tiempos de guerra.

"Ha sido un trabajo interesantísimo encontrar, clasificar, interpretar y convertir en documentos históricos todo lo que hemos podido conseguir de esa otra historia de los productos fraybentinos", indicó el apasionado por la historia industrial del complejo cárnico, único de su tipo conservado en pie.

Entre estas historias, Boretto destaca la del tanque "Fray Bentos", que tuvo la mala fortuna de caer en un cráter producido por las bombas cuando estaba en pleno ataque a una posición enemiga.

"Los alemanes ubicados en un punto alto del campo de batalla, comenzaron a defenderse con ametralladoras de gran calibre. Las balas no dejaban de impactar sobre las placas de hierro del casco del tanque. Asediado, atacado e incendiado, seis de los siete tripulantes aguantaron 72 horas en bravía defensa de su unidad con armas cortas, ya que los cañones del tanque habían quedado inutilizados", recuerda el investigador fraybentino.

Carne enlatada

Los ingleses lo bautizaron "Fray Bentos" —de donde provenía el corned beef que comían— porque dentro de él se sentían como "carne enlatada". Asediado e incendiado, seis de los siete tripulantes aguantaron 72 horas dentro de esta máquina de guerra, que era una novedad tecnológica para su época. Hoy se cumplen 100 años de ese hecho.

Historia. También existió un "Fray Bentos II".

"El tanque Fray Bentos se mantuvo atrapado en un pozo a solo 500 metros de sus líneas, hasta que durante la noche, ya sin agua ni alimentos, heridos y maltrechos, los tripulantes lograron regresar a sus trincheras. En las filas aliadas se los daba por muertos, por lo que el hecho fue considerado heroico", indicó Boretto, quien supo luego que los sobrevivientes "recibieron sendos reconocimientos y medallas y la historia del tanque trascendió hasta tal punto que cuando hubo que reponer la unidad destruida, se le puso el nombre de "Fray Bentos II".

El segundo tanque terminó en manos alemanas. "Fue capturado por las fuerzas alemanas durante otra batalla en octubre de 1917 y como estaba en buenas condiciones, lo trasladaron a Berlín como trofeo de guerra y para investigar algunos secretos sobre su diseño", explicó Boretto, que logró una fotografía del momento en que el tanque "Fray Bentos II" era exhibido ante el pueblo germano en la Navidad de 1917.

El extracto corned beef ocupó lugares preponderantes en trascendentes momentos de la historia contemporánea occidental.

Ese amargo concentrado, donde en un kilogramo del producto industrial quedaban resumidos 32 kilos de pura pulpa de las vacas uruguayas, sirvió de primer alimento a los astronautas de Julio Verne en su novela Au detour de la lune.

El concentrado tampoco dejó de demostrar su valía alimenticia y su fama al estar en todas las vituallas de los expedicionarios que dieron a conocer al mundo recónditos lugares de África Central, Groenlandia y hasta el mismo Polo Sur.

Fuente El País. Fotografía extraída del Facebook de Rene Boretto. 



Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

InfoRío - Río Negro - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2020