inforio

Eres el visitante:
Columna de Opinión
Entre el rating y la verdad...
También la comunicación política requiere de una cantidad importante de factores. Para nosotros, el primero y fundamental es la verdad; porque todo puede ser materia de análisis pero la verdad es una sola. En el mundo del “calentamiento comunicacional”, no es fácil trasmitir con eficacia. Hoy día genera más “rating” la polémica, la confrontación, los supuestos y los dichos controversiales que la realidad. Muchas veces los mensajes en la actualidad se llevan puesta a la verdad. Y nosotros hemos tratado de definir desde estos editoriales una forma de hacer política. Es nuestra convicción, lo que sentimos y lo que para nosotros es correcto. No es fácil imponer una línea argumentativa y racional, co...
Leer más...
.
Síguenos Síguenos
El Observador El Pais La Juventud La Diaria La Republica El Telegrafo
05 de septiembre del 2017 a las 19:38 -
Tweet about this on Twitter Share on Facebook Share on Google+ Share on LinkedIn Pin on Pinterest Email esto a alguien

Espacio del diputado Constante Mendiondo del 5 de setiembre

Responsabilidad también en quienes comunican
Espacio del diputado Constante Mendiondo del 5 de setiembre

Desde el inicio del período legislativo hemos tenido una actitud de permanente rendición de cuentas, agendas personales en las secretarías, visita a las poblaciones, contactos telefónicos, utilización de las nuevas tecnologías, etc. Nuestro resumen semanal pretende eso, los temas cotidianos , día a día; la de nuestro Facebook y Twitter pretenden eso, la diputación está abierta y cuando se expresa opinión, el Diputado lo firma.

No ignoramos las extralimitaciones que se dan en las redes sociales, nuestro Facebook personal debió ser eliminado desde el comienzo de la gestión, por eso el actual es de la Diputación y de su Secretaría. En un mundo con diversas herramientas de comunicación, cada vez oímos menos y nos aislamos más. Veamos por ejemplo lo que ha pasado con la comunicación de parte de algunos actores desde la divulgación de la película “Roslik”.

Determinados personajes de la sociedad, lejos de utilizar estos eficaces medios para el intercambio, la construcción y el aporte, lo usan para la diatriba, el escarnio, la mentira, la infamia. Realidades de los humanos, por eso desde el inicio nos mantenemos firmes en sostener una línea comunicacional comprometida sí, pero muy plural, diversa e informativa. No permitiremos que nuestras opiniones o informaciones sean bastardeadas y/o calumniadas. La crítica sí, pero con argumentos y educación.

Esto no es un fenómeno solo de las redes, los medios de comunicación, sumamente contaminados por un falso periodismo, cuya vertiente principal son los programas de calumnias y chimentos del otro lado de la orilla, que los Uruguayos lamentablemente consumimos una vez sí y otra también. Nuestra acción política para mejorar y ser más eficaz, requiere de un periodismo de investigación, riguroso, sensato, y frontal. Para consolidar y para crecer no hay mejor riego que la crítica sana, por contrario sensu los chusmerios sin fundamento, las verdades a medias, el anonimato, el abrir micrófonos sin filtro alguno, a las antojadizas opiniones de algunos irresponsables, solo contribuyen a la mediocridad y a la descalificación.

Por eso hoy más que nunca, la ciudadanía uruguaya debe exigir responsabilidad en las opiniones y en las comunicaciones. La salud de una democracia plena requiere de profundidad de análisis, de ética, de responsabilidad, de tolerancia, de respeto. De eso que muchos medios serios y comprometidos con la democracia llevan adelante día a día. Y de eso que carecen otros y a los que debemos señalar sin miedo como lo que son: irresponsables.

Persistiremos en esta huella que abrimos cuando asumimos. Debe entender la población que es responsabilidad del colectivo generar condiciones de objetividad para valorar el trabajo de los políticos. Después sí exigir todo lo que se deba, pero sobre bases ciertas, cada cinco años tenemos la oportunidad de dar nuevas responsabilidades o quitarlas, eso sí, si lo hacemos sobre supuestos, sobre mentiras, sobre campañas de difamación, es muy posible que nos equivoquemos y las equivocaciones duran cinco años.

-Tany Mendiondo-



Quiere comentar esta noticia?

* Campos obligatorios
* Nombre:
* Correo Electrónico:
* Comentario:
* Caracteres

InfoRío - Río Negro - Uruguay // (todos los derechos reservados )

powered by: Daniel Castro 2017